InglésDeutschJapanischSpanisch
Con la tecnología de Traductor de Google
Categoria: Desarrollo Organizacional | 2017-09-05 09:23:19
Tendencias en la RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA
Por: Redacción Visión Industrial / 2h.visionindustrial@gmail.com

 

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) se puede definir como la integración activa y voluntaria por parte de las empresas de las preocupaciones sociales y medioambientales a sus operaciones comerciales y a sus relaciones con sus interlocutores: los trabajadores, los accionistas, los inversores, los consumidores, el sector público..., con el objetivo de mejorar su situación competitiva y su valor añadido.

En el ámbito de la RSC, las organizaciones empresariales pueden llevar a cabo muchas actuaciones con la idea de mejorar, por ejemplo, la calidad de la vida laboral, el medio ambiente, el marketing para desarrollar una comercialización responsable o bien la ética empresarial.

Esto se puede lograr de diversas formas, por ejemplo, elaborando códigos de conducta internos, estableciendo medidas para favorecer la conciliación de la vida familiar y laboral de los trabajadores o formando a estos sobre los aspectos medioambientales relacionados con la fabricación de productos de la empresa.

Debemos tener en cuenta que, a nivel empresarial, la aplicación de la RSC afecta de forma positiva a los resultados de las empresas. Por tanto, se ha de tener presente en la toma de decisiones; y, cuando se marquen los objetivos, se deben de incorporar valores como la ética, la transparencia y la responsabilidad hacia la sociedad.

La RSC ha pasado de ser una desconocida a convertirse en un atractivo más para las empresas de cualquier tamaño. Sin embargo, los clásicos preceptos de la RSC cambian con el paso de los años y es importante mantenerse al día.

Independientemente del tamaño de tu empresa o comercio, interesa no solo conocer qué es la Responsabilidad Social Corporativa, sino cuáles son las mejores formas de aplicarla en tu entorno. No vamos a descubrir que tu negocio tiene una influencia en la localidad donde se desarrolla, pero sí es interesante saber cómo se puede tener un impacto positivo y cuáles son las tendencias que las grandes empresas ya aplican en todo el mundo.

Porque la RSC ha evolucionado con el paso de los años. Se ha pasado de desarrollar medidas que hoy nos parecen obvias, como es el cuidado del medio ambiente, hasta ideas más evolucionadas que tienen que ver con dar soluciones a necesidades específicas de las comunidades en las que se desarrolla la actividad empresarial.

Esta evolución nos indica el camino a seguir, que pasa por diferentes puntos que a continuación detallamos.

  1. Objetivos definidos y medibles a mediano y largo plazo


La RSC comenzó como un conjunto de medidas y actuaciones por parte de las empresas, que deberían tener una mayor o menor penetración en beneficio de la sociedad. Conforme este concepto se ha ido detallando, también lo ha hecho el impacto positivo real que las empresas tienen en la localidad donde operan. Por ejemplo, hoy ya no basta con decir que se es medioambientalmente responsable, hay que demostrarlo. De hecho, ya hay  servicios destinados en exclusiva a ayudar a las empresas en materia de RSC. Esta es una tendencia que se va a ir acentuando en los próximos años, sobre todo de cara a que las propias empresas se marquen unos objetivos medibles y puedan demostrar posteriormente su consecución.

Esto aplica para todo tipo de empresas, incluso una PYME para la que esto puede sonar laborioso y, sobre todo, costoso, pero los beneficios en materia de percepción social merecen el esfuerzo. Presentar un informe –por breve o sencillo que sea- del impacto positivo que estamos teniendo en nuestro municipio o ciudad puede granjearnos una visibilidad en medios de comunicación y redes sociales. El valor de estas acciones es inmenso para una empresa que puede destinar escasos recursos a la comunicación. Eso, sin mencionar que, verdaderamente, se estará ayudando a mejorar a la comunidad.

Si no tienes muy claro por dónde deberían ir tus objetivos, la ONU ha elaborado 17 metas para el desarrollo sostenible[1] que pueden servir de guía, sobre éstas mismas se ha firmado un acuerdo entre 193 países llamado “Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, a través del cual se busca:

  • Que nadie pase hambre y que ningún menor de cinco años padezca desnutrición.

  • Que se elimine la pobreza extrema.

  • Que todos tengan acceso equitativo a todos los niveles educativos y se elimine cualquier forma de violencia contra niñas y mujeres.

  • Que todos puedan contar con una vivienda digna, así como con servicios de agua potable, energías limpias e infraestructura sostenible y de calidad.

  • Que estén protegidos los derechos laborales de todos y se impulse el desarrollo económico y social de toda la sociedad.

  • Que se conserve nuestra biodiversidad y se incremente la capacidad de respuesta, llamada resiliencia, al cambio climático y a los desastres naturales


En México, este Acuerdo ha llevado a la instalación del Consejo Nacional de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, mediante el cual el Estado mexicano, el sector privado y las organizaciones sociales asumen un compromiso y la voluntad permanente en los esfuerzos para tener una mejor nación, y en consecuencia, hacer una contribución para tener un mejor mundo.

 

  1. Conciliación laboral y horarios racionales


Quizás el activo más grande e importante de cualquier compañía son sus recursos humanos. Los empleados son embajadores de la marca, voluntarios de la comunidad, defensores de la sostenibilidad, consumidores,  y ciudadanos. Ellos son el corazón y el alma de cada empresa, y cuanto más comprometidos estén en la misión y los valores de la compañía, será mejor para la empresa y las comunidades donde viven y trabajan.

Conciliación es la variable más importante para los empleados a día de hoy. La conciliación familiar y profesional se ha vuelto prácticamente un “asunto de Estado” en las empresas y casi todas están empezando a cambiar –o al menos estudiar- sus antiguas políticas al respecto.

Las principales reivindicaciones tienen que ver con hacer las jornadas más acordes con los horarios familiares, potenciar el teletrabajo, y mejorar las bajas por paternidad, para que se amplíen y equiparen entre padres y madres.

Uno de los debates más interesantes de los últimos tiempos en materia laboral tiene que ver con la eliminación de la jornada partida en beneficio de la continua. Tener una jornada laboral continua, en la que se hace un pequeño descanso para el almuerzo que no supere la hora, es una de las constantes que se encuentran en los países más productivos; no hay un solo motivo por el que un país sea más productivo que otro; son muchos los factores que entran en juego pero, desde luego, uno de ellos es el formato de jornada laboral. La los beneficios que puede suponer para la productividad de una empresa el implementar la jornada continua, se basa, pero además implica un importante argumento de cara a mostrar la responsabilidad social de la empresa.

De acuerdo con estudios europeos, una jornada laboral continua puede ayudar a conciliar mejor la vida personal y la profesional, dado que  las repercusiones sociales que podría tener la adopción de este tipo de horario son numerosas, por ejemplo puede permitir al personal llegar a recoger a los hijos y pasar más tiempo con ellos (lo que también mejoraría el rendimiento escolar), pasar más tiempo con la pareja, poder dedicar tiempo libre al ocio o el deporte, etc., puede ser un factor clave para aumentar la eficacia y la productividad en el ámbito laboral.

 

  1. Trabajar con proveedores responsables


La empresa que quiera tener una Responsabilidad Social Corporativa sólida no puede limitarse sólo a su propio campo de actuación. Esto significa trabajar con proveedores que también practiquen una RSC adecuada. Un buen ejemplo lo podemos encontrar en el sector de la construcción: si soy una empresa que se dedica a hacer reformas y quiero tener una RSC creíble, debería preocuparme por saber de dónde salen los materiales con los que voy a trabajar. Eso se traduce en preguntas como: ¿estas pinturas se han fabricado de manera respetuosa con el medio ambiente? Por supuesto, es prácticamente imposible seguirle la pista a cada producto con el que trabajamos, pero la idea es evitar trabajar con compañías que no fomentan la RSC o que sean, directamente, perjudiciales para su ámbito de actuación.

Otra cara de esta moneda tiene que ver con buscar proveedores de nuestro propio ámbito local. Si tengo un restaurante, lo ideal sería que la mayoría de mis productos procedieran de mi entorno más inmediato. Apostar por lo local es una de las tendencias de mayor penetración entre los consumidores, que aprecian consumir y apoyar a empresas locales.

 

  1. Movilidad


Promover una movilidad sostenible y saludable es una tendencia que ya lleva tiempo entre nosotros, pero que siempre vuelve a aparecer como un de las mejores apuestas que pueden hacer las empresas con conciencia. De hecho, desde las administraciones públicas se viene contemplando la posibilidad de beneficiar en alguna forma a las empresas que fomenten el uso del vehículo compartido, del transporte público o de la bicicleta como una forma de llegar al puesto de trabajo.

También la empresa que quiera reforzar su RSC puede incentivar el uso de medios de transporte alternativos entre sus empleados. Y no es necesario recurrir a la chequera para lograrlo, se pueden buscar alternativas que premien al equipo de trabajo.

Fomentar este tipo de movilidad tiene, además, un doble impacto positivo para el municipio en el que se tiene la operación de la empresa: por un lado, se reduce el tráfico rodado –una empresa sola no marca la diferencia, pero muchas sí pueden llegar a hacerlo-; por otro, se ayuda a reducir las emisiones contaminantes y eso nos ayuda a ser medioambientalmente responsables. Y reiteramos, todo esto se puede medir y presentar como argumentos de RSC.

 

  1. Redes Sociales


Estar presente en las redes sociales más importantes es interesante para un buen número de negocios, incluyendo Pymes. El marketing digital se ha convertido en un pilar fundamental a la hora de dar a conocer nuestra empresa en internet, pero también nos puede servir como altavoz de cara a explicar qué estamos haciendo en materia de RSC.

Todos esos resultados medibles de los que hablábamos anteriormente son muy susceptibles de ser compartidos y viralizados a través de las redes sociales. En este sentido, es fundamental tener buena estrategia de comunicación para hacer llegar a nuestro público objetivo qué estamos haciendo por mejorar la comunidad en la que nos desarrollamos.

Estas son algunas de las tendencias en Responsabilidad Social Corporativa que mejor acogida tienen en empresas de Europa y Estados Unidos, y totalmente aplicables en México. Estar atentos a la evolución de este apartado nos ayudará a mejorar y tener, cada vez más, un impacto positivo en la sociedad.

 

REFERENCIAS

Tendencias a las que debes sumarte en RSC; http://www.bbvacontuempresa.es/a/las-tendencias-a-las-que-deberias-sumarte-responsabilidad-social-corporativa

Responsabilidad Social Corporativa; https://es.wikipedia.org/wiki/Responsabilidad_social_corporativa

Observatorio de RSC; http://observatoriorsc.org/

Tendencias en RSC; https://cincodias.elpais.com/cincodias/2017/01/13/empresas/1484325308_590057.html

Tres tendencias en RSC en 2017; http://www.corresponsables.com/actualidad/tres-tendencias-en-rse-en-2017

[1] http://www.un.org/sustainabledevelopment/sustainable-development-goals/
comentarios
 Deja un comentario

Conócenos

¿Quién es Visión Industrial?